:: República Argentina :: Sede Centro | Sede NOA | Sede NEA | Sede Cuyo | Sede Patagonia Norte ::

 


 

 

13.07.2018
NOTICIAS DE LA ENERC
EN PRIMERA PERSONA

Hoy escribe Federico Gatto, egresado de Guión, seleccionado para el Rally Universitario Floripa 2018

Escribir colectivamente un guión de cortometraje de ficción en un día, preproducirlo casi en simultáneo, filmarlo los dos días siguientes, y al cuarto día editarlo, para entregarlo a medianoche y verlo proyectado en el cine la noche siguiente. Todo con un equipo de cinco miembros de distintas nacionalidades que se acaban de conocer, en una ciudad desconocida. Esas condiciones de producción delirantes, absolutamente contrarias al manual de procedimientos de la industria, son la esencia de esta experiencia cinematográfica exótica y extrema, oportunamente denominada ‘Rally’. Esas mismas condiciones son las que convierten esta experiencia de realización en un programa de inmersión total que te obliga a poner a prueba tu cintura cinematográfica, tu intuición y tu capacidad de improvisar, para aplicar –y rendir tributo a– los fundamentos del Cine en un contexto de alto riesgo y con recursos, digamos, minimalistas.


En mi caso se sumaba la particularidad de ocupar el rol de director en un equipo en el que casi nadie hablaba castellano, realizando un corto hablado en portugués.
En paralelo, los otros cuatro equipos del Rally FAM atraviesan la misma odisea, y todos los participantes, provenientes de distintos países, desde Paraguay hasta Sudáfrica, convivimos en el mismo hotel, almorzamos y cenamos en los mismos lugares, y compartimos espacio de reunión para pre y postproducir. El marco que lo rodea es un Festival Internacional de Cine, el FAM de Florianópolis, Brasil, donde también te encontrás con las cosas propias de festivales, como un mercado de videojuegos latinoamericanos, Robert Bonomo presentando ‘Miss’, y a Silvina Obregón, una de las principales continuistas argentinas, enseñándole a los actores que actuarán en tu corto cómo ser su propio continuista cuando les toca trabajar en rodajes de equipo mínimo.

Conocí el Rally del FAM hace un año, en Bolivia, cuando participaba en el ‘SantaCruz100x100’, programa pionero en Latinoamérica en este tipo de experiencias de realización audiovisual e intercambio, organizado por el FENAVID, Festival Internacional de Cine de Santa Cruz de la Sierra. En esa ocasión yo dirigía –también a contrarreloj, obviamente– un videoclip, cuando Tiago, director del festival FAM, me vio trabajar y me sugirió que me inscribiera en el Rally de Floripa, que era similar y de hecho se creó inspirado en el programa boliviano. En 2018, una vez que quedé elegido por el Rally FAM como uno de los participantes invitados, se sumó la ENERC ayudándome con el pasaje aéreo, gracias a la dedicación de Laura Keegan y a la convicción del Rector y el Coordinador Académico de apoyar este tipo de experiencias profesionales para los graduados de la Escuela.

Naturalmente, no es necesario que argumente las virtudes formativas y vivenciales de participar de un programa como este, pero me gustaría subrayar que, haciendo Cine en condiciones excepcionalmente adversas, y conversando sobre Cine con colegas de territorios tan diversos, encontré una vez más en el caos la esencia de todo.