:: República Argentina :: Sede Centro | Sede NOA | Sede NEA | Sede Cuyo | Sede Patagonia Norte ::

 


 

 

24.4.2017
NOTICIAS DE LA ENERC

La ENERC en primera persona

Hoy escribe Mariana Lía Martinelli, estudiante de la carrera de dirección de arte de la ENERC, quien recientemente viajó a la muestra Pantalla Pianamar, invitada por Programa País, del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales.

En el mes de marzo de este año tuve la oportunidad de participar de Programa País, siendo becaria por parte de la ENERC para viajar al” Encuentro Cinematográfico Argentino-Europeo Pantalla Pinamar”, que se realiza en dicha localidad.

Todo fue muy repentino, desde la llamada por teléfono en la cual me avisaban y me preguntaban si quería ir, hasta que llegué a la ciudad.

De un momento a otro pasé de estar sentada en el tren Roca, a encontrarme con el mar, sin escala alguna. Y en mi caso particular, la experiencia fue súper enriquecedora. Más allá de lo gratificante y hermoso que encierran los festivales de cine (sumado al contexto particular de la ciudad: la temporada baja, la gente que conocí), haber decidido participar del “Taller de video celular” que dictó Rodrigo Paz, instructor de Extensión Académica de la Escuela, fue aquello que marcó la diferencia en esa semana llena de películas y charlas cinéfilas.


Si había dudado en aceptar la beca por asuntos personales, el primer día del taller corroboré que había tomado la decisión correcta al haber viajado.
Personalmente, se me abrieron unas puertas gigantes que ya no puedo cerrar.

Se me invitó a explorar no solo un mundo nuevo para mí, como es el de convertir aquel aparato que prácticamente parece una extensión del ser humano en una herramienta con un poder comunicativo e integrador inimaginable, sino también ser consciente que tanto yo, como todo aquel que quiera, tiene la posibilidad de generar su propio discurso audiovisual sin necesidad de tener la última maquinaria tecnológica, simplemente con un celular en la mano.
El “hacer cine” ya no es para unos pocos y en los tiempos que corren esto es una gran ventaja.

No solo me dieron ganas de seguir descubriendo (y descubriéndome) en esta nueva veta audiovisual, sino también de hacer correr la voz. Definitivamente no todos somos del todo conscientes de la herramienta comunicativa en la que se puede convertir nuestro celular.
Para finalizar, no me queda más que agradecer la posibilidad de participar de Programa País, me llevo muchas películas, algunas respuestas y, por suerte, nuevas preguntas que seguirán buscando dónde y cómo responderse.